View Single Post
Old 10-14-2008, 01:52 PM   #8
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo V: Malkmus Nurheim, la segunda encarnació

El rey Norin Permanecía en el suelo desorientado por los golpes que lo habían derribado, y mientras intentaba ponerse de pie, observaba la extraña escena que sucedía a su alrededor. Rocas de todos los tamaños se elevaban del suelo producto de la poderosa magia del utghar Brimak y eran lanzadas violentamente contra los enemigos, Roderic, uno de los enanos que acababa de unirse a la batalla, combatía con una destreza que jamas había sido vista antes y desafiaba a los enemigos a quitarle su enorme martillo hecho del mismo xymerald que tanto codiciaban. A un costado de Norin se encontraba el cuerpo del general molok que había estado a punto de acabarlo, y a unos pocos metros de distancia, el enano que acababa de salvarle la vida luchaba contra la gran cantidad de enemigos que buscaban vengarse por la muerte de quien los comandaba.

El gobernante de las tierras altas finalmente logró ponerse de pie y las palabras que había recibido de Valah en el valle sagrado volvieron a resonar en su mente, una disimulada sonrisa se dibujó en su rostro y una vez mas se lanzó a la batalla empuñando su pesado mazo. -¡ORG!- Fue el poderoso grito de Norin que resonó en toda la montaña con la misma intensidad que lo haría un trueno, y los mismos guerreros que habían abandonado la batalla obedeciendo las ordenes de su rey, ahora avanzaban nuevamente y retornaban a combatir junto a su líder. Los confiados invasores del desierto, quienes creían que ya tenían ganada la batalla, se vieron sorprendidos por el repentino contraataque de sus oponentes y ahora eran ellos quienes se veían obligados a retroceder. Llenos de un vigor renovado y alentados por Norin, el ejercito de las montañas avanzó ferozmente contra sus enemigos y para cuando la batalla finalizó, ningún guerrero molok había quedado con vida.

Malkmus se acercó hasta Norin y arrodillándose ante el rey enano dijo: -Señor de las tierras altas, mi nombre terrenal es Malkmus Nurheim pero mi nombre divino es Org. Lamento no haber llegado antes pero algunos acontecimientos inesperados, que con gusto te narraré cuando haya ocasión, lo impidieron.- Norin se disculpó con Org por haber sellado la mina de Dvergardunn y abandonar la ciudad, sin embargo, sus disculpas no eran necesarias. -Hiciste lo correcto rey Norin.- Dijo Org, y luego agregó: -Lo importante ahora es recuperar Dvergardunn y expulsar a los invasores.- Malkmus caminó seguido por Norin hasta donde estaba Brimak, quien se encontraba observando el horizonte en dirección a la ciudad conquistada. -¿Que es lo que pueden ver tus ojos?- Preguntó Org, a lo que el utghar respondió: -El enemigo no nos observa, pues su principal preocupación son los habitantes de los bosques quienes han atacado y robado algunos de sus cargamentos de xymerald que viajaban hacia el desierto.- Org sugirió a Norin aprovechar la distracción del enemigo y atacar Dvergardunn cuanto antes, y en tan solo un día, el pequeño ejercito de las montañas estuvo listo para marchar a recuperar su majestuosa ciudad.

Una suave nevada acompañó a los habitantes de las tierras altas en todo su recorrido, lo cual, fue visto como una buena señal por todos los nordos, utghars y enanos, pues lo consideraron un obsequio del clima único que solo existía en sus tierras. Roderic deleitó a los guerreros que le rodeaban realizando su exquisita imitación del canto de las ballenas de los grandes mares, y brimak, al ver la cara de espanto de aquellos guerreros que presenciaron el espectáculo no pudo evitar lanzar una enorme carcajada. El utghar y el enano permanecieron juntos el resto del viaje narrando a una numerosa audiencia varias de las difíciles situaciones a las que se habían enfrentado junto con Malkmus antes de arribar al continente, y aunque ambos adornaban sus historias con gracia, el rostro de Brimak parecía ocultar algo de tristeza.

Cuando los habitantes de las tierras altas llegaron hasta la que solía ser su colosal capital quedaron atónitos por lo que vieron, de la imponente y majestuosa Dvergardunn tan solo quedaban escombros. En su afán por conseguir hasta el fragmento mas minúsculo del preciado xymerald, los invasores del este habían demolido la ciudad casi por completo, incluso el mismo Org lanzó un insulto en la lengua propia de los dioses al contemplar las ruinas de lo que había sido el símbolo de la unión entre las tres razas de habitantes de las montañas, ningún utghar, nordo o enano perdonaría jamás a los elfos oscuros y sus aliados por la destrucción de la gloriosa ciudad de Dvergardunn, y la venganza por aquel acto y por la muerte de miles de hermanos de las tierras altas estaba a punto de comenzar.

Tal como había dicho Brimak, gran parte del ejercito oscuro del desierto se encontraba lejos de Dvergardunn combatiendo contra los elfos y humanos de los bosques quienes intentaban tomar el control de la ruta del xymerald que iba desde las montañas altas del norte hasta las dunas del este, sin embargo, aún permanecían en las ruinas de la ciudad un gran número de invasores elfos dispuestos a mantener el control del territorio donde abundaba el mineral por el que habían viajado desde tan lejos. El ejercito de hechiceros oscuros del desierto se sorprendió al ver que sus aliados moloks habían sido derrotados y que los habitantes de las montañas aún tenían el coraje suficiente para pelear por su territorio.

La poderosa magia oscura, fortalecida por el xymerald que poseían los elfos del desierto, comenzó a caer sobre el ejercito del rey Norin como una furiosa e imponente tempestad arrasando con todo lo que se cruzaba en su camino, poco podían hacer Brimak y los demás magos utghars y nordos contra aquella brujería tan poderosa. Los habitantes de las tierras altas comenzaron a retroceder empujados por los intensos ataques de los elfos oscuros quienes avanzaban decididos a poner fin a la batalla tan rápido como fuese posible, Malkmus y Norin permanecían en el frente instando al resto del ejercito de las montañas a que avanzaran contra el enemigo, pues sabían que la única manera de derrotarlos era poder darles alcance para el combate cuerpo a cuerpo, pero llegar hasta los poderosos magos oscuros parecía ser imposible.

El capitulo continua...
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote