Go Back   Champions of Regnum > Español > La Taberna

La Taberna Un lugar para conversar sobre casi cualquier tema

Reply
 
Thread Tools Display Modes
Old 10-14-2008, 01:40 PM   #1
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Arrow [Historia Alsiria] La Biblia de Org.-

Antes q nada queria decir q el relato en su totalidad ha sido escrito por obra y magia de gran Cabox.

Cualquier agasajo, critica, burla, karma (solo negativo), debe ser hecho hacia Cabox y no hacia mi (?) XD.

En fin, disfrutenlo.-
__________________
... " Marck El Gris " ...

Last edited by BulldoG; 10-14-2008 at 01:53 PM.
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:41 PM   #2
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo I: "Nadim y la creacion"

En la era anterior al tiempo, todo lo que había era simplemente nada, ni la luz ni la oscuridad habitaban en ninguna parte y ni siquiera los dioses habían aún nacido, solo ella existía, Nadim, la madre de todo lo que es, lo que fue, lo que será y lo que jamas será, sumergida en un estado constante y casi eterno de meditación y contemplación. Hasta las entidades mas elevadas y sabias intentan constantemente conocer y comprender a Nadim, pero ningún ser lo ha conseguido y posiblemente ninguno jamas lo hará, solo se sabe que ha estado desde siempre y que seguirá estando por siempre, y que por algún motivo, hubo un instante en que Nadim interrumpió brevemente su sagrado reposo y engendro dos hijas, Temis, la encargada de mantener al mundo en movimiento y vigilar estrictamente que nada de lo que se ha hecho sea deshecho, y Umatir, cuyo aliento es el elemento divino del que están hechas todas las cosas y quien se convertiría en la madre de los primeros dioses.

Uno de los primeros hijos de Umatir fue Aluz, a él le correspondía darle forma al aliento de su madre y transformarlo en lo que su imaginación quisiera, pero debido a que en el inicio de los tiempos casi nada existía, su creatividad era bastante limitada y le resultaba imposible saber como debían ser las cosas. Cuando Umatir pregunto a su hijo por que no estaba realizando la tarea que se le había encomendado, este se disculpo y le explico cual era su problema. Para solucionarlo, Umatir soplo suavemente sobre la palma de su mano convirtiendo su aliento en un collar, le entrego el collar a su hijo y le dijo que mientras lo tuviese puesto todo lo que soñara mientras dormía tomaría forma. Siguiendo el consejo de Umatir, Aluz se coloco el collar y durmió por primera vez desde que había comenzado su existencia.

Lo primero que soñó Aluz fueron unos simples y pequeños puntos luminosos, y fue entonces cuando el cielo y las estrellas aparecieron. Luego soñó con una luminosidad ardiente y nació el fuego, soñó con algo solido sobre lo cual se paraba y surgió la tierra, soñó que había algo invisible e intocable que sostenía al cielo sobre la tierra y fue creado el aire, en otro sueño vio que las estrellas derramaban lágrimas sobre el mundo y entonces nació la lluvia, la cual formo ríos que llenaron los océanos. Durante milenios, Aluz siguió soñando y así fue como lentamente el mundo se fue completando de todo lo que existe.

Cuando Aluz soñó que se extendía hasta cubrir toda la tierra, el suelo se lleno de vegetación, y cuando soñó que se sumergía en el mar y recorría cada rincón de las profundidades, las primeras formas de vida acuática aparecieron. Soñó que retozaba por los jóvenes bosques del mundo y estos se llenaron de animales, al soñar que se desplazaba por el aire observando al mundo desde arriba nacieron los dragones. Se soñó a si mismo caminando por las regiones mas heladas de la tierra llevando un grueso abrigo que lo protegía del frío, y entonces los utghars comenzaron su existencia. En otro de sus sueños iba de cacería por los bosques llevando un poderoso arco, dando así origen a los elfos. Después de haber soñado que recorría una extensa pero pequeña caverna en busca de minerales y piedras preciosas fue que nacieron los enanos.

En una ocasión, Aluz tuvo un sueño en el que se encontraba en la orilla de un lago observando al cielo reflejarse en su superficie y por alguna razón se sentía triste y preocupado, entonces, surgía del lago una figura tan bella y encantadora como la aurora que ilumina el extremo del mundo durante las noches, y de quien Aluz se enamoro casi en el mismo instante en que la vio directo a los ojos. La sensación fue tan intensa que rompió el sueño de Aluz haciéndole despertar, y fue así como el xymerald se origino. De la misma manera que el amor hace sentir prefectos a todos los seres, el xymerald puede hacer perfecto todo lo que toca, los metales combinados con el mineral se vuelven extremadamente resistentes y duraderos, los hechizos son mucho mas poderosos si se utilizan cristales de xymerald para canalizarlos, e incluso los dioses gustan de vestir las joyas fabricadas con este mineral perfecto. El xymerald fue lo único que Aluz pudo encontrar como resultado de aquel sueño y lo consideró su creación mas apreciada.

Pero incluso la mente de los dioses puede jugarles una mala pasada, y así sucedió que en una ocasión Aluz tuvo una pesadilla. Soñó que a causa del xymerald se desataba una guerra tan larga como violenta y que la muerte se extendía a todos los rincones de la tierra cubriéndola de sangre. Al despertar de su pesadilla, Aluz descendió al mundo a toda prisa hasta llegar a las cavernas donde habitaban los enanos a quienes les obsequió el xymerald a cambio de guardar con sus vidas todo conocimiento del mineral y sus cualidades, luego viajó hasta las zonas frías del mundo donde los utghars habitaban y les ofreció todo el extenso territorio de suelo blanco a cambio de que jamás bajo ninguna circunstancia pusieran pie fuera de la nieve, se traslado hasta donde estaban los elfos y les dijo que los bosques les pertenecían por completo pero que nunca deberían ir mas allá de donde las hojas secas de roble cubrieran el suelo, finalmente se sumergió en las profundidades del océano y les ofreció a los aquantis ser los dueños del mundo submarino a cambio de que jamas abandonaran las aguas por ningún motivo. Pero los esfuerzos de Aluz de poco servirían, nada de lo que se ha hecho puede ser deshecho, y lo que su pesadilla había engendrado ya no podía ser detenido. El resultado de aquel mal sueño fue el nacimiento de los humanos.

Aluz acudió a Temis, la hermana de su madre, para que le ayudara a deshacer el resultado de su espantosa pesadilla, pero Temis no tuvo mas remedio que negarse, puesto que lo que se le pedía iba en contra de su propia existencia. Habiendo recibido la negativa de su tía Temis, Aluz volvió a bajar al mundo para observarlo mientras aún se mantenía pacífico y en calma. Caminó por los bosques y por los hielos, cruzó desiertos y pantanos, descendió al fondo del océano y luego viajó hasta las montañas donde se internó en una caverna. Mientras recorría aquella cueva, Aluz se topó con un afloramiento de xymerald del cual tomó un pequeño trozo para luego seguir camino hasta el final de la gruta.

Al salir de la caverna, Aluz se encontró en un valle iluminado por una enorme luna blanca que le daba al lugar un aspecto casi mágico y donde decidió detenerse a descansar después de su larga travesía. Se acercó a la orilla del lago que había en aquel valle y arrojo el pequeño trozo de xymerald que había recogido en su recorrido por la cueva, y mientras observaba como el reflejo de la luna y las estrellas se deformaba sobre su superficie, Valah, la conciencia que habitaba en aquel valle paradisiaco, tomo forma física y emergió del lago acercándose hasta Aluz con la intención de saber quien había interrumpido su tranquilo descanso. Se dice que cuando ambos seres se vieron cara a cara el mundo se detuvo por completo contrarrestando incluso el inmenso poder de Temis, y aunque es imposible que alguien lo haya visto, se dice que una leve sonrisa se dibujo en el rostro de la suprema y eterna Nadim.

Nadie jamás sabrá, excepto la misma Nadim, si realmente eso sucedió, y si sucedió, por cuanto tiempo fue que el mundo permaneció detenido. Tampoco jamás sabremos si fue el sueño profético de Aluz lo que dio origen a Valah, o si el pequeño trozo de xymerald que muchos consideran casi tan poderoso como el aliento de Umatir y que Aluz arrojo al lago fue el que lo hizo, solo se sabe que Aluz y Valah permanecieron juntos desde aquel día en que por primera vez se vieron, y que ambos tuvieron un hijo al que llamaron Org.
__________________
... " Marck El Gris " ...

Last edited by BulldoG; 10-14-2008 at 02:10 PM.
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:43 PM   #3
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo II: "Primera encarnacion de Org"

Miles de años atrás, cuando los enanos apenas comenzaban a navegar las aguas y los elfos aun permanecían en los bosques y se mantenían aislados del resto del mundo, vivió un utghar llamado Grumm. Hijo del gran patriarca Zoark, Grumm se encontraba exiliado al oeste de la capital utghar, casi en el limite de las tierras blancas, ya que la tradición de su pueblo era que todo futuro patriarca debía demostrar que era capaz de guiarse y proveerse a si mismo antes de convertirse en el líder de todos los de su raza. Durante un periodo no menor a diez años, Grumm debía permanecer completamente privado de las comodidades de la sociedad, pero para el joven príncipe utghar, aquello solo eran unas largas y reconfortantes vacaciones, y su principal pasatiempo era ponerle nombres a las criaturas salvajes que merodeaban por los alrededores con frecuencia y leer sus preciados pergaminos de ciencia y filosofía.

Una mañana, Grumm se levanto al amanecer como lo hacia normalmente todos los días, llevaba por aquel entonces ya mas de siete años de su exilio, y al salir de su refugio se encontró con Luna, la osa que a diario se desayunaba las sobras de la cena, mientras se estiraba para despertar sus aún dormidas articulaciones la osa lo observó un instante y le lanzó un fuerte bramido para luego continuar con su desayuno. -¡No te quejes, que anoche estaba hambriento! Te hubiese cenado de no haber conseguido ese pescado que te estas acabando.- Bromeó Grumm, y luego dijo: -No te distraigas conmigo y continua, yo voy a ver que consigo para llenar mi estómago.-

El joven príncipe no se había alejado mucho de su refugio cuando observó una figura que yacía inmóvil en el helado suelo a unos pocos metros de donde se encontraba. Grumm se acercó para inspeccionar mas de cerca y al llegar se encontró con un tipo de criatura completamente desconocida para él, ningún utghar había visto jamás un aquantis hasta ese entonces, por lo que Grumm permaneció unos segundos observando con curiosidad y desconfianza el cuerpo de aquel ser. -Ayuda.- Murmuró débilmente el aquantis. -Debo llegar al mar o pronto moriré.- volvió a balbucear con debilidad la criatura marina. -¿Como llegaste tan lejos de la costa?- Pregunto Grumm sin recibir respuesta. ¿Sabes en que dirección esta el mar?- Pregunto el utghar. El aquantis levanto su brazo señalando hacia el oeste. -Pronto. Por favor.- Dijo suavemente antes de perder el conocimiento. Grumm cargó sobre su hombro a la moribunda criatura y simplemente comenzó a correr en dirección oeste, hacia donde el aquantis había señalado.

Durante varias horas, Grumm corrió cargando al aquantis sin siquiera detenerse a tomar aliento, y a medida que el tiempo transcurría, el utghar podía sentir como los latidos y la respiración del ser que cargaba se debilitaban. Cuando finalmente comenzó a ver la costa a unos pocos kilómetros de distancia, surgió un nuevo inconveniente, el joven príncipe se dio cuenta que el recorrido final hasta el mar carecía de nieve en su suelo. A Grumm le tomó tan solo unos pocos segundos decidir que debía hacer, tan rápido como podía, el utghar continuó corriendo en dirección a la costa y a medida que se acercaba podía notar como la nieve se volvía mas delgada y escasa. Fue recién en ese momento cuando el joven príncipe se dio cuenta de que desde hacía varios minutos había comenzado a nevar y cada vez con mayor intensidad, por lo que todo el suelo delante de él comenzaba a pintarse de blanco, ningún utghar había desobedecido el mandamiento de Aluz hasta aquel entonces y Grumm se sintió aliviado de no tener que ser el primero.

Tan solo un pequeño acantilado y la playa separaban al utghar del mar, sin disminuir su velocidad, Grumm bajó a la playa de un solo salto y entró en el agua hasta que esta llegó a su cuello. -Solo hasta aquí puedo llegar, espero que sea suficiente.- Dijo el príncipe mientras sumergía al aquantis en el océano. La criatura acuática recobró fuerzas en solo unos segundos y se alejó del utghar nadando a gran velocidad. -¡De nada!- Grito Grumm sonriendo mientras observaba al aquantis alejarse. El joven príncipe salió del agua y completamente exhausto se dejó caer sobre la playa de cara al cielo mientras la nieve descendía suavemente sobre su rostro, cerro los ojos por un instante y al abrirlos se encontró con el aquantis parado a su cabeza y observándolo desde arriba. -¡Ah! Veo que volviste para dar las gracias.- Dijo el utghar mientras se ponía de pie. -Grumm, hijo de Zoark, si que eres grande. Es un honor conocerte.- Dijo el aquantis al sorprendido príncipe. -¿Como es que sabes quien soy?- Pregunto el utghar. -Lo siento, creo que debería presentarme primero.- Respondió el aquantis, y luego agregó: -Soy Org, hijo de Valah y de Aluz el creador.- Grumm observo maravillado como Org se transfiguraba en su legitima forma divina y arrodillándose ante él dijo: -Yo soy quien se siente honrado de conocerte.-

El dios le explicó al joven príncipe que cuando había utilizado el mismo truco con un enano, este se había negado a abandonar la caverna donde habitaba, y cuando lo hizo con un elfo, este se negó a ir mas allá del bosque, incluso había hecho el mismo truco con un humano pero la asquerosa sabandija se negó a prestarle ayuda a menos que le diera algo de valor a cambio. -Ayudaste a una criatura desconocida arriesgando tu propio futuro, eso merece ser bien recompensado.- Dijó Org. -Pídeme lo que quieras y te lo dare.- Grumm pensó por un instante y luego dijó: -Gracias mi señor pero nada necesito, mis brazos y piernas son lo suficientemente fuertes y mi pelaje lo suficientemente grueso. ¿Que mas podría necesitar? Además solo hice lo que consideré correcto, no es necesaria ninguna recompensa.- Org le ofreció entonces a Grumm su amistad y le dijo que el día en que lo coronaran como patriarca de los utghars él nacería entre los de su raza y le ayudaría a ser el mas grande líder que el pueblo de las tierras blancas haya tenido.

Muchos años pasaron hasta que finalmente el gran patriarca Zoark, debido a su avanzada edad, dejó en manos de su hijo Grumm la tarea de guiar al pueblo utghar. En el mismo instante en que la ceremonia de coronación se llevaba a cabo, el cielo comenzó a oscurecerse y un eclipse solar marcó el primer nacimiento terrenal de Org, Grumm narró a los padres del único niño que nació aquel día la historia de como había conocido al dios y pidió que el recién nacido fuese bautizado con su verdadero nombre divino.

Ya cuando Org tenia solo cuatro años de vida se dedicaba a dar consejos a los ancianos y a narrar historias de dioses durante horas en la plaza central de la ciudad utghar, incluso dejo impresa en las paredes de los palacios de cristal la historia completa del universo solo con su pensamiento. Hasta aquellos que jamas conocieron la ciudad de cristal la han visto en sueños, tan majestuosa, llena de belleza y con el genesis del mundo escrito en los muros de sus edificios. Fue aquella la época dorada de la raza utghar, con el dios Org viviendo entre ellos y cuando la guerra y el sufrimiento que deja parecía ser algo tan lejano y desconocido.

Org permaneció viviendo con los utghars una gran cantidad de años, hasta que un día, Siendo Org ya adulto, fue a ver a su amigo el gran patriarca Grumm y le comento que estaría ausente por un largo tiempo a causa de un viaje que debía realizar. -Una terrible tormenta se esta formando en el horizonte, y aunque ya no puede ser detenida, el mundo debe estar preparado para enfrentarla.- Dijo Org a Grumm, y luego agregó: -Lo que mas me entristece es saber que cuando nos volvamos a ver, será para pedirte que marches conmigo directo a la tormenta.- Ambos amigos se despidieron y no volverían a verse por un largo periodo de tiempo, y aunque todos los utghars sabían que el regreso de Org traería también el fin de su época dorada, el día en que el dios finalmente retornó, es recordado como uno de los acontecimientos mas memorables en la historia de la raza utghar, y se lo conoce como el día del esperado regreso de Org.
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:45 PM   #4
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo III: "Comienzo de la guerra del xymerald"

Un pequeño grupo de enanos navegantes comandados por el príncipe Reuss, desembarca en tierras hasta ese momento desconocidas para ellos y descubren dos grandes afloramientos de xymerald, y en uno de ellos descubren algo mucho mas valioso, por lo que deciden establecerse en aquellas tierras de manera permanente. Fue en esa misma época que apareció el primer gran imperio humano, y como todo lo que construyen los humanos, aquel primer gran reino de hombres fue forjado a _base_ de guerras, matanzas y conquistas, y la comunidad de enanos que habitaba en las montañas tuvo la desgracia de tenerlos como vecinos mas cercanos.

En principio se estableció el comercio pacífico entre ambos, pero no paso mucho tiempo hasta que los mercaderes enanos comenzaron a ser asaltados con frecuencia por los humanos, se cree que así fue como los primeros adornos y herramientas de xymerald llegaron a manos de los hombres. Cuando el emperador humano supo de la existencia del xymerald y sus cualidades, intentó en varias ocasiones convencer a los enanos de comerciar con el mineral, pero estos se negaron una y otra vez. Finalmente, el emperador decidió hacer lo que mejor sabia hacer, construir un numeroso ejercito y marchar a las montañas para apoderarse de las minas de xymerald por la fuerza.

Fue entonces que una criatura enorme y cubierta de pelaje se apareció en las puertas de la mina de Dvergardunn y pidió hablar con el príncipe Reuss, quien se negó e invito al extraño ser a marcharse de las montañas. El utghar permaneció sentado frente a la entrada de la mina y luego de veintitrés días, Reuss finalmente se dio cuenta de que el extranjero jamas se marcharía hasta hablar con él y accedió a su pedido. El forastero se presentó ante el príncipe Reuss como Org, hijo de Aluz, y principalmente se ocupó de advertirle sobre el numeroso ejercito humano que se preparaba para adueñarse de las minas, le pidió que mantuviese la promesa que sus ancestros le hicieran a su padre Aluz, y que bajo ningún motivo permitiera a los humanos apoderarse del xymerald. El príncipe enano le aseguró que ni él ni sus hermanos de raza abandonarían las montañas mientras estuviesen con vida, sin embargo, Org sabía que aquella pequeña comunidad de enanos compuesta básicamente por mineros no sería capaz de detener al numeroso y bien armado ejercito de los hombres y le prometió a Reuss que regresaría antes que los humanos para ayudarle a enfrentarlos.

Se dice que Org viajó al sur y solicitó la ayuda de los elfos, pero estos se negaron a abandonar los bosques y mezclarse en asuntos que no les concernían, aunque la verdadera razón era que los elfos desconfiaban de los enanos, pues una antigua profecía élfica aseguraba que un eclipse marcaría el nacimiento de un ser de estatura pequeña y brazos fuertes quien pintaría el suelo de las montañas con sangre de elfos. Los habitantes de los bosques recordaban el eclipse que había marcado el nacimiento de Org y que tiempo después los enanos llegaron al continente, así que simplemente preferían mantenerse tan alejados de los enanos como les fuera posible y tenían la esperanza de que el gran ejercito de humanos lograría ahuyentarlos, evitando así que la profecía se cumpla. Aunque Org ya sabía cual sería la respuesta de los elfos incluso antes de partir hacia los bosques, se sintió desilusionado al ver que aquellos seres tan antiguos aún no habían entendido que las profecías no eran para ser evitadas, sino para estar preparados el día en que se cumplan. Paradojicamente, el remordimiento de los elfos por no haber ayudado a Org en aquel momento, seria la causa de otra decisión errónea que terminaría provocando su división.

Org retornó finalmente a las tierras blancas donde fue recibido con gran alegría por el pueblo utghar, pero por desgracia, tal y como le había dicho a Grumm antes de marcharse, su regreso no traía buenas noticias. El gran patriarca utghar comunicó al pueblo la situación y se preparó para partir junto con su dios y gran amigo, sin embargo, Grumm y Org no irían solos pues todo utghar de edad adulta tanto macho como hembra estuvo listo para partir en cuanto supieron de la noticia incluso sabiendo que jamas regresarían, y solo a los mas ancianos y a los mas jóvenes se les pidió permanecer. Habiéndose despedido de sus familiares y seres queridos, aquel grupo de utghars comenzó su largo viaje dejando atrás la majestuosa cuidad de cristal a la que nunca mas regresarían.

Cuando los utghars llegaron hasta el limite de las tierras blancas con el océano, Org les pidió descansar, y mientras tanto el dios comenzó una meditación que duraría siete días y durante los cuales tuvo lugar la tormenta de nieve mas intensa de la que se tenga memoria. La superficie del océano se congeló y el hielo se extendió por miles de kilómetros llegando incluso a cubrir las montañas donde habitaban los enanos, fue así como el reducido ejercito de utghars atravesó el océano a pie y logró llegar al otro lado de las aguas.

Cuando los utghars llegaron a la mina de Dvergardunn se encontraron un rudimentario ejercito de enanos preparándose para la batalla, equipados con simples picos y martillos de mineros y vistiendo en sus cabezas unos simpáticos yelmos que Reuss había hecho construir por miles. Las dos razas que acababan de conocerse apenas tuvieron tiempo de socializar, el príncipe enano informó a Org que el ejercito humanos de encontraba a solo tres días de distancia, por fortuna, la misma tormenta de nieve que permitió a los utghars cruzar el mar fue la que dificultó el avance del codicioso emperador humano y sus tropas, quienes tuvieron que rodear las montañas y tomar el camino mas largo hacia la mina a causa de la espesa nieve que había cubierto los pasos montañosos.

Durante los tres días previos a la batalla se colocaron toneladas de rocas amontonadas y trancadas con palos, listas a ser soltadas sobre el ejercito del emperador en cuanto este estuviese a la vista, los utghars y enanos sabían que el ejercito enemigo no tenia mas remedio que rodear la montaña y subir por la estrecha ladera de Dvergardunn, eso le daba al ejercito defensor la ventaja de atacar desde una posición mas alta y a la vez impediría que el numeroso ejercito humano pudiese desplegarse. La noche anterior al combate, Org habló a aquel grupo de enanos y utghars y dijo: -El resultado final de la batalla que se aproxima está escrito en las estrellas desde hace milenios, mañana pelearán con un valor digno de dioses y que los enemigos envidiarán durante miles de generaciones, pero desgraciadamente no será el final sino el comienzo. En el futuro vendrán batallas mucho mas duras y difíciles, y cuando sus descendientes tengan que pelear esas batallas y sientan que no hay posibilidad de victoria será el recuerdo de ustedes lo que les dará la fuerza necesaria para enfrentarlas. Sepan que Aluz los observa lleno de orgullo.- Durante un breve momento todos permanecieron callados hasta que un grito proveniente de la gruesa garganta de un enano rompió el silencio. -¡ORG!- Y luego, todos repitieron el mismo grito.

Al día siguiente los utghars y enanos hacían los últimos preparativos para el combate, Reuss intentaba colocar sobre la cabeza de Grumm uno de los yelmos que había hecho fabricar en enormes cantidades, durante varios minutos el enano peleó una dura batalla en la cabeza del utghar, pero finalmente los cuernos de Grumm salieron victoriosos, Reuss enfureció por no poder colocarle el yelmo al patriarca utghar y lo arrojó violentamente contra las rocas, acto seguido lazó su propio yelmo al piso y de una increíble patada lo hizo rodar por la ladera de la montaña cuesta abajo, se dice que el yelmo provocó un pequeño derrumbe de nieve que mato a 37 soldados humanos que venían ascendiendo por la ladera.

Finalmente el numeroso ejercito de los hombres comenzó a hacerse visible subiendo lentamente por el camino de Dvergardun, parecía como si una gigantesca serpiente a la cual no se le veía fin estuviese trepando la montaña, pero esto no desanimó a los defensores quienes corrieron a tomar sus posiciones. Org comenzó a hablar con el clima y le ordeno a la niebla posarse en la montaña y mantenerse tan densa como el oscuro humo de los volcanes, cuando los enanos soltaron las trampas de rocas apiladas, los humanos ni siquiera pudieron verlas aproximarse, cientos de ellos fueron aplastados violentamente por las redondas y pesadas piedras que bajaban velozmente por el camino descendente, al mismo tiempo, Org ordenaba a las nubes soltar sus poderosos rayos contra la basura humana que intentaba a reagruparse confundiéndolos aún mas.

Luego de que todas las pilas de rocas fueron soltadas, un fuerte viento respondió al llamado de Org y comenzó a soplar intensamente en dirección al ejercito de los humanos, la fina escarcha que transportaba aquel terrible vendaval castigaba ferozmente el rostro de los hombres haciéndoles imposible mantener la vista al frente, entonces comenzó a caer sobre ellos una lluvia de pesados y feos yelmos que los enanos se quitaban gustosamente y arrojaban contra el enemigo. Para cuando la lluvia de cascos cesó, una estampida de utghars con Grumm a la cabeza ya estaba prácticamente encima de los humanos, y aunque tan solo iban equipados con unos gruesos y pesados palos, su gran tamaño y sus fuertes rugidos dejaron a los hombres, que nunca antes habían visto a un utghar, paralizados. De entre las piernas de los utghars salían los enanos con sus pesados martillos diseñados originalmente para moler las duras piedras de las minas, quebrando las piernas de los enemigos que estaban de pie y aplastando los cráneos de los que yacían en el suelo.

A esta altura, la derrota de los hombres ya era inevitable, el desorden y la confusion reinaban en el ejercito humano y su emperador solo podía observar impotente como eran aniquiladas sus tropas. Org atravesó a pie la batalla sin que nadie se percatara de su presencia a excepción del líder humano quien de inmediato mantuvo su mirada fija en el enorme utghar desarmado que caminaba con tranquilidad entre los guerreros de ambos bandos. -¡Parian Dargus, hijo de Martos Dargus! ¡Abandona estas tierras y enfrenta con valor el destino que te aguarda producto de tu propia codicia!- Gritó Org al emperador cuando estuvo a la distancia suficiente para ser oído. Derrotado, el orgulloso líder de los hombres se marchó de las montañas junto con lo que quedaba de su ejercito y emprendió el camino de regreso hacia su imperio, sin embargo se sabe que jamas llegó, puesto que fue asesinado por sus propios generales durante el viaje de retorno.

El capitulo continua...
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:47 PM   #5
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default [Continuacion] Capitulo III: "Comienzo de la guerra del xymerald"

Tras la retirada del ejercito humano, Org pidió a los utghars y enanos que dieran asistencia a los hombres que habían quedado heridos como si fuesen miembros de sus propias razas, y cuando estos sanaron sus heridas, Org les dio la libertad de permanecer en las montañas o retornar a sus hogares. Aunque la gran mayoría decidió marcharse a sus tierras y solo unos pocos quedaron con los enanos y utghars, muchos de los que en principio habían decidido irse, mas tarde regresaron acompañados de sus familias al descubrir que su antiguo imperio era ahora un puñado de reinos en constante guerra. Es de estos primeros humanos habitantes de las montañas de quienes descienden los nordos, y a los ojos de todos los utghars y de todos los enanos, son considerados hermanos de raza desde aquel día en que Org lo pidiera.

Habiéndose ganado la confianza de los enanos, a los utghars se les permitió ingresar a las minas de Dvergardunn, y estos quedaron pasmados al observar por primera vez la enorme ciudad subterránea, todo el interior de la montaña era como un gigantesco palacio decorado maravillosamente y adornado con las gemas mas increíbles que alguien pudiese imaginar. Entre las tres razas comenzaron a edificar la majestuosa ciudad de Dvergardunn en los alrededores de la entrada a la mina, y de la misma manera que con la ciudad de cristal de los utghars, Org dejo plasmado en los muros de toda Dvergardunn la historia completa del universo desde Nadim hasta el final de la primera batalla del xymerald.

Luego de varios años, finalmente llegó el día en que Org debió abandonar el mundo físico y retornan a la morada de los dioses a estar nuevamente con los suyos, pidió a las tres razas habitantes de las montañas que mantuvieran el xymerald a salvo de cualquiera que quisiera apoderarse de él y tras despedirse de los utghars, los enanos y los nordos, partió acompañado solo de Grumm y Reuss en su ultimo recorrido antes de abandonar el mundo terrenal. De los dos grandes afloramientos de xymerald que los enanos habían descubierto en aquella zona, uno de ellos contenía algo mas valioso aún que el xymerald, en la mina que se ubicaba en las ultimas islas del continente, los enanos habían encontrado un pasaje que conducía a un pequeño valle y estaban seguros de que ese lugar era el valle sagrado de Valah. Org, Grumm y Reuss se dirigieron hacia aquel valle, y una vez allí, mantuvieron una larga conversaron que duraría varias horas, lo que sea que Org les haya dicho fue solo para ellos, puesto que ninguno jamas reveló el contenido de aquella charla. Al terminar el dialogo, Org se acercó a la orilla del lago y acariciando su superficie murmuró algo en un lenguaje extraño, el agua comenzó a agitarse y de su interior surgió una criatura con cuerpo de lobo y alas de dragón, el dios montó aquel extraño animal y así comenzó su vuelo de regreso hacia el mundo de las divinidades.

Tan solo un año después de la partida de Org, la vida de Grumm llegaba a su fin producto de su avanzada edad, se dice que en el funeral del patriarca utghar, un aquantis observó la ceremonia desde la distancia y desapareció en cuanto esta finalizó. A la fecha, Grumm es considerado el mas grande patriarca que los utghars hayan tenido y actualmente se encuentra habitando en los palacios de los dioses junto a su dios y amigo Org.

Cuando la muerte alcanzó a Reuss, este llevaba ya una gran cantidad de años como rey de los enanos y su linaje continúa reinando en la actualidad. Al igual que como había sucedido con Grumm, se dijo que Org presenció el funeral de Reuss desde la distancia con su disfraz preferido de aquantis, y que desapareció en cuanto la ceremonia culminó. Aquella fue la ultima vez que el dios caminó brevemente entre los mortales, hasta que cientos de años después, un eclipse anunció la segunda encarnación de Org.
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:48 PM   #6
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo IV: La caida de Dvergardunn

“La luna cubre el sol y el día se vuelve noche... La raza de baja estatura, sin magia pero de brazos fuertes, llega desde las aguas y se asienta en el continente de manera permanente. El hijo del eclipse camina entre ellos y los conduce a la victoria sobre aquellos que se han atrevido a poner pie en las frías montañas del norte. La luna cubre el sol y el día se vuelve noche, sangre elfica se derrama en las tierras altas y el mundo comienza a transitar por su época mas oscura.”

La antigua profecía era conocida por los elfos desde tiempos muy remotos, y cuando Org viajó hasta los bosques en busca de ayuda para los enanos, el consejo de sabios de los elfos tomó la decision de mantenerse al margen del conflicto, pues temían cruzarse con los enanos y hacer cumplir la profecía. Varios años después, cuando los humanos y los ígneos comenzaron su violenta guerra, la raza habitante de los bosques quiso mediar entre ambos en un intento por resarcirse de aquel error que habían cometido en el pasado. Creyendo que los ígneos no se atreverían a internarse en su territorio, los elfos dieron albergue a los humanos que huían de sus enemigos, pero la cólera de los habitantes del desierto era intensa, los hombres habían traicionado a sus antiguos aliados ígneos cuando ya no los necesitaron e intentaron apoderarse de todo lo que poseían atacándolos sin piedad, ahora ellos buscaban venganza.

Enormes extensiones de bosques fueron quemadas por los ígneos y el territorio de los elfos quedó ampliamente reducido, estos enfurecieron y tomaron parte en el conflicto peleando hombro a hombro con los humanos. Para cuando la larga y cruenta guerra finalizó, los elfos habían olvidado cual era el antiguo limite de sus bosques y poco les importó, persiguieron a los ígneos hasta sus propias tierras y los aniquilaron casi hasta su extinción. La magia ígnea era poderosa, y por si fuera poco, la raza del desierto había encontrado en el poco xymerald que los humanos les habían facilitado en los tiempos de alianza un extraordinario amplificador para sus hechizos, ahora, tanto elfos como humanos eran seducidos por el increíble poder del mineral combinado con la hechicería de los derrotados ígneos. La raza de los elfos quedó dividida entre aquellos que permanecieron en los bosques rechazando la grotesca y antinatural magia prohibida, y los que se trasladaron a las ciudades ígneas en el desierto para ampliar sus conocimientos descifrando el idioma ígneo y traduciendo sus textos.

Los humanos que permanecieron en los bosques temían que aquellos estudiantes de magia ígnea se estuviesen volviendo demasiado poderosos, y con muy poco esfuerzo, lograron convencer a los elfos de poner fin a la situación antes de que fuese demasiado tarde. Un gran ejercito compuesto de elfos y humanos llegó hasta las principal ciudad ígnea donde sus nuevos habitantes los esperaban deseosos de poner en practica la magia oscura que habían aprendido. Un eclipse ocurrió en el instante previo a la batalla y los hombres temerosos de la hechicería ígnea acusaron a los brujos elfos y humanos de causarlo, estos, simplemente se mofaron de su ignorancia. El combate fue brutal y despiadado, y aunque aquella nueva magia era notablemente poderosa, los humanos y elfos que la practicaban carecían del xymerald necesario para desarrollarla en toda su magnitud, pues en esos tiempos el mineral era extremadamente raro y escaso. Los elfos y humanos de los bosques derrotaron a sus hermanos del desierto y tras quemar los prohibidos textos ígneos y destruir las ciudades, regresaron a sus tierras. El castigo para quienes se habían atrevido a practicar la magia ígnea fue el destierro, condenados a vivir en las hostiles dunas y privados del conocimiento que guardaban los textos ígneos, aquellos elfos y humanos llenos de rencor sobrevivirían con el único propósito de la venganza.

Contrariamente a lo que suponían los habitantes del bosque, la condena de vagar por aquellas regiones tan extremas provocó que sus hermanos se volviesen mas fuertes y perseverantes, ya sea por el simple efecto del intenso sol o como consecuencia de la retorcida magia que practicaban, la piel de los elfos desterrados comenzó a volverse tan oscura como su hechicería, y muy rápidamente se adaptaron a su nueva forma de vida. A los nuevos habitantes del desierto les tomaría muchos años recuperarse de su derrota pero finalmente se volverían a poner de pie, orgullosos del conocimiento que poseían, estos elfos de piel oscura y humanos habitantes de las dunas, habían dejado de ser estudiantes de una magia desconocida y se volvieron maestros de una poderosa hechicería que ahora consideraban propia.

Un nuevo ejercito de elfos y humanos llegó desde los bosques una vez mas para detenerlos, pero esta vez ya era demasiado tarde, poderosos en la magia oscura y aliados con la fuerte raza de guerreros moloks, los habitantes del desierto aplastaron a sus antiguos hermanos con gran facilidad, y ahora estaban listos para la revancha contra los ignorantes que los habían condenado, sin embargo, el líder que los guiaba sabía que aún les faltaba algo. El poderoso brujo ansiaba la venganza tanto como el resto de sus seguidores, pero por sobre todo, deseaba desarrollar por completo el inmenso poder que todavía le restaba por alcanzar y los humanos que lo acompañaban sabían como conseguirlo, o mas bien donde conseguirlo. El poderoso ejercito oscuro de las dunas se puso en marcha con el objetivo de concretar su tan esperada venganza, pero el camino que tomaban no viajaba hacia los bosques elficos del sur sino a las tierras altas del noroeste, hacia las minas de xymerald.

El ultimo eclipse ocurrido varios años atrás, había sido anticipado mucho tiempo antes por los habitantes de las montañas, pues los enanos eran buenos navegantes y sabían leer las estrellas con gran precisión. Esperaban que aquel suceso astronómico fuese el anuncio de un nuevo nacimiento terrenal de Org, sin embargo, nada se sabía del dios hijo de Aluz y a medida que los años transcurrieron, los habitantes de las tierras altas casi habían olvidado el eclipse. Cuando el rey enano Norin supo que un enorme y poderoso ejercito avanzaba en dirección a las montañas con intención de apoderarse de las minas de xymerald, viajó hasta el valle sagrado para solicitar la ayuda de los dioses, pues ya no había tiempo para prepararse y sabía que su pueblo no tenía posibilidad de vencer a un ejercito tan fuerte y numeroso.

El capitulo continua...
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:50 PM   #7
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default [Continuacion] Capitulo IV: La caida de Dvergardunn

En el mismo instante en que el rey entro en el valle, todos sus temores y preocupaciones desaparecieron, tan intensa es la presencia de Valah en aquel lugar que incluso los enanos, seres incapaces para la magia, pueden percibirla. El gobernante de las montañas se sentó a la orilla del lago y simplemente comenzó a disfrutar de la maravillosa tranquilidad que el valle le transmitía, sin embargo, luego de dejar descansar su mente por un momento de las preocupaciones que lo agobiaban recordó el motivo de su visita. -Org. ¿Por que no has regresado?- Murmuró con tristeza, y luego agregó: -¿Es que acaso hemos hecho algo malo que nos haga merecedores de ser castigados?- Una suave briza cálida sopló en el rostro del rey y la presencia de Valah repentinamente se volvió extremadamente intensa. -Norin, señor de los enanos, no te pediré que no estés triste pues los tiempos que se aproximan son merecedores de la tristeza.- Dijo una voz suave que provenía de todas partes. -Pero debes saber que nada malo han hecho, y que no han sido abandonados.- Volvió a hablar la voz. -¿Y que es lo que debo hacer?- Preguntó Norin. Y la voz respondió: -Regresa con los tuyos ya que eres el rey, y llegado el momento será tu decision la que salve muchas vidas aunque pienses que tomaste la decision equivocada. Pelea sin temor señor de los enanos, pues yo te aseguro que cuando la espada del enemigo este a punto de darte muerte, será mi propio hijo quien salvará tu vida.- Norin se puso de pie y tras agradecer a Valah por escucharle, regresó de inmediato a Dvergardunn, listo para luchar contras los codiciosos humanos y elfos de piel oscura que comenzaban a llegar por los pasos montañosos.

Los habitantes de las tierras altas no habían combatido desde hacia siglos, aun así, pelearon como experimentados guerreros y mantuvieron al ejercito enemigo fuera de Dvergardunn durante semanas, pero los invasores casi podían oler el poderoso xymerald desde las afueras de la ciudad y se fortalecían con cada paso que daban. La hechicería de los elfos oscuros era intensa y sus filas eran numerosas, miles de enanos, utghars y nordos murieron valerosamente defendiendo la mina hasta que finalmente llegaron al punto de no poder seguir resistiendo el fuerte ataque del enemigo, sin mas opciones, el rey Norin tomó la difícil decisión de hacer sellar la mina de Dvergardunn y abandonar la ciudad llevándose tanto xymerald como fuese posible. Así fue que los habitantes de las montañas terminaron refugiándose en las ultimas islas del extremo norte, y el puente que las conectaba con el resto del continente sería su única defensa contra los enemigos durante varios largos y duros meses de constantes batallas que poco a poco iban reduciendo las fuerzas del ejercito del rey Norin.

La mañana del día 157 desde que la ciudad de Dvergardunn fue abandonada a manos de los invasores del desierto, una pequeña embarcación colisionó violentamente contra la costa de Fyrkat y un personaje de raza enana descendió del bote con aires de victoria y gritó: -¡Ahí tines Malkmus, volviste a perder! ¡Ya no sigas apostando contra mi o terminaras siendo un sucio mendigo!- Otro enano que desenterraba su cabeza de la nieve varios metros mas adelante de donde la embarcación había hecho impacto dijo: -¡Esta no cuenta, estamos vivos de milagro!- A lo que el ganador de aquella apuesta respondió: -Estás seco y en tierra firme, acepta tu derrota.- De entre los escombros del deshecho navío surgió un utghar, el cual exclamó: -¡Roderic, bestia horrible! Tu talento para la navegación es mas espantoso aún que tu imitación del canto de las ballenas.- Los tres personajes recogieron sus escasas pertenencias y rápidamente se pusieron en marcha. -Mejor darnos prisa, pues ya han comenzado a chocar las armas.- Dijo el utghar cuyo nombre era Brimak , y quien poseía el don de ver los acontecimientos distantes, refiriéndose a la batalla que acababa de empezar.

El ejercito oscuro de las dunas finalmente avanzaba con intensiones de cruzar el gran puente y dominar por completo el territorio de las tierras altas, sabiendo que los habitantes de las montañas ya no tenían fuerzas suficientes para seguir combatiendo, solo avanzaban con una parte de su ejercito compuesta principalmente de feroces moloks. Pero Norin estaba dispuesto a morir antes que ver al enemigo cruzar el puente, durante varias horas el rey enano y su ejercito opusieron una dura resistencia a los enemigos, aunque finalmente se vieron superados y Norin ordenó a la mayor parte de sus guerreros retroceder hasta el otro extremo del puente y derribarlo mientras él y unos pocos de sus guardias detenían el avance de los moloks. Cientos de Utghars, nordos y enanos retrocedían contra su voluntad y llenos de tristeza abandonaban a su rey y a sus compañeros obedeciendo las ordenes de Norin, sin embargo, dos enanos y un utghar corrían por el puente en dirección contraria al resto y avanzaban velozmente directo a la batalla.

El enemigo rodeó a Norin y sus guardias y el general molok que los comandaba avanzó directo contra el rey para acabarlo, luego de un par de golpes el líder de las tierras altas cayó al suelo completamente agotado y sin fuerzas para levantarse. -¡Muere señor de los enanos!- Dijo el molok sonriendo mientras lanzaba su ultimo golpe contra el abatido Norin, pero mientras su enorme espada descendía para poner fin a la vida del rey enano, el hacha de Malkmus golpeó con fuerza el arma del molok haciéndola partirse y a continuación envió al general enemigo al reino de los muertos de un solo golpe. Norin observó al enano que acababa de salvar su vida y, con una expresión en su rostro que denotaba esperanza, el gobernante de las montañas soltó una palabra. -¡Org!-
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:52 PM   #8
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Capitulo V: Malkmus Nurheim, la segunda encarnació

El rey Norin Permanecía en el suelo desorientado por los golpes que lo habían derribado, y mientras intentaba ponerse de pie, observaba la extraña escena que sucedía a su alrededor. Rocas de todos los tamaños se elevaban del suelo producto de la poderosa magia del utghar Brimak y eran lanzadas violentamente contra los enemigos, Roderic, uno de los enanos que acababa de unirse a la batalla, combatía con una destreza que jamas había sido vista antes y desafiaba a los enemigos a quitarle su enorme martillo hecho del mismo xymerald que tanto codiciaban. A un costado de Norin se encontraba el cuerpo del general molok que había estado a punto de acabarlo, y a unos pocos metros de distancia, el enano que acababa de salvarle la vida luchaba contra la gran cantidad de enemigos que buscaban vengarse por la muerte de quien los comandaba.

El gobernante de las tierras altas finalmente logró ponerse de pie y las palabras que había recibido de Valah en el valle sagrado volvieron a resonar en su mente, una disimulada sonrisa se dibujó en su rostro y una vez mas se lanzó a la batalla empuñando su pesado mazo. -¡ORG!- Fue el poderoso grito de Norin que resonó en toda la montaña con la misma intensidad que lo haría un trueno, y los mismos guerreros que habían abandonado la batalla obedeciendo las ordenes de su rey, ahora avanzaban nuevamente y retornaban a combatir junto a su líder. Los confiados invasores del desierto, quienes creían que ya tenían ganada la batalla, se vieron sorprendidos por el repentino contraataque de sus oponentes y ahora eran ellos quienes se veían obligados a retroceder. Llenos de un vigor renovado y alentados por Norin, el ejercito de las montañas avanzó ferozmente contra sus enemigos y para cuando la batalla finalizó, ningún guerrero molok había quedado con vida.

Malkmus se acercó hasta Norin y arrodillándose ante el rey enano dijo: -Señor de las tierras altas, mi nombre terrenal es Malkmus Nurheim pero mi nombre divino es Org. Lamento no haber llegado antes pero algunos acontecimientos inesperados, que con gusto te narraré cuando haya ocasión, lo impidieron.- Norin se disculpó con Org por haber sellado la mina de Dvergardunn y abandonar la ciudad, sin embargo, sus disculpas no eran necesarias. -Hiciste lo correcto rey Norin.- Dijo Org, y luego agregó: -Lo importante ahora es recuperar Dvergardunn y expulsar a los invasores.- Malkmus caminó seguido por Norin hasta donde estaba Brimak, quien se encontraba observando el horizonte en dirección a la ciudad conquistada. -¿Que es lo que pueden ver tus ojos?- Preguntó Org, a lo que el utghar respondió: -El enemigo no nos observa, pues su principal preocupación son los habitantes de los bosques quienes han atacado y robado algunos de sus cargamentos de xymerald que viajaban hacia el desierto.- Org sugirió a Norin aprovechar la distracción del enemigo y atacar Dvergardunn cuanto antes, y en tan solo un día, el pequeño ejercito de las montañas estuvo listo para marchar a recuperar su majestuosa ciudad.

Una suave nevada acompañó a los habitantes de las tierras altas en todo su recorrido, lo cual, fue visto como una buena señal por todos los nordos, utghars y enanos, pues lo consideraron un obsequio del clima único que solo existía en sus tierras. Roderic deleitó a los guerreros que le rodeaban realizando su exquisita imitación del canto de las ballenas de los grandes mares, y brimak, al ver la cara de espanto de aquellos guerreros que presenciaron el espectáculo no pudo evitar lanzar una enorme carcajada. El utghar y el enano permanecieron juntos el resto del viaje narrando a una numerosa audiencia varias de las difíciles situaciones a las que se habían enfrentado junto con Malkmus antes de arribar al continente, y aunque ambos adornaban sus historias con gracia, el rostro de Brimak parecía ocultar algo de tristeza.

Cuando los habitantes de las tierras altas llegaron hasta la que solía ser su colosal capital quedaron atónitos por lo que vieron, de la imponente y majestuosa Dvergardunn tan solo quedaban escombros. En su afán por conseguir hasta el fragmento mas minúsculo del preciado xymerald, los invasores del este habían demolido la ciudad casi por completo, incluso el mismo Org lanzó un insulto en la lengua propia de los dioses al contemplar las ruinas de lo que había sido el símbolo de la unión entre las tres razas de habitantes de las montañas, ningún utghar, nordo o enano perdonaría jamás a los elfos oscuros y sus aliados por la destrucción de la gloriosa ciudad de Dvergardunn, y la venganza por aquel acto y por la muerte de miles de hermanos de las tierras altas estaba a punto de comenzar.

Tal como había dicho Brimak, gran parte del ejercito oscuro del desierto se encontraba lejos de Dvergardunn combatiendo contra los elfos y humanos de los bosques quienes intentaban tomar el control de la ruta del xymerald que iba desde las montañas altas del norte hasta las dunas del este, sin embargo, aún permanecían en las ruinas de la ciudad un gran número de invasores elfos dispuestos a mantener el control del territorio donde abundaba el mineral por el que habían viajado desde tan lejos. El ejercito de hechiceros oscuros del desierto se sorprendió al ver que sus aliados moloks habían sido derrotados y que los habitantes de las montañas aún tenían el coraje suficiente para pelear por su territorio.

La poderosa magia oscura, fortalecida por el xymerald que poseían los elfos del desierto, comenzó a caer sobre el ejercito del rey Norin como una furiosa e imponente tempestad arrasando con todo lo que se cruzaba en su camino, poco podían hacer Brimak y los demás magos utghars y nordos contra aquella brujería tan poderosa. Los habitantes de las tierras altas comenzaron a retroceder empujados por los intensos ataques de los elfos oscuros quienes avanzaban decididos a poner fin a la batalla tan rápido como fuese posible, Malkmus y Norin permanecían en el frente instando al resto del ejercito de las montañas a que avanzaran contra el enemigo, pues sabían que la única manera de derrotarlos era poder darles alcance para el combate cuerpo a cuerpo, pero llegar hasta los poderosos magos oscuros parecía ser imposible.

El capitulo continua...
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:53 PM   #9
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default [Continuacion] Capitulo V: Malkmus Nurheim, la segunda encarnació

Cuando parecía que la derrota de los habitantes de de las tierras altas era inevitable, un grupo de guerreros encabezados por Roderic salió sorpresivamente de entre las montañas y atacó a los elfos desde uno de sus flancos, todo el poder de la magia oscura cayó sobre ellos violentamente pero aún así se mantenían en pie y seguían combatiendo sin temor de la inminente muerte que les aguardaba. Aquel sorpresivo ataque distrajo a los enemigos lo suficiente como para que el resto del ejercito de Norin avanzara hasta los brujos de magia oscura y los enfrentaran en un combate cercano y sin distancias, lo que significó un cambio drastico en el desenlace de la batalla. Así como lo había predicho la antigua profecía, las montañas se cubrieron con sangre elfica y los habitantes de las tierras altas recuperaron su territorio, pero el precio que pagaron fue demasiado exagerado, pues demasiados hermanos perecieron en la batalla y aquella sería una victoria sin ánimos de celebración.

Entre los muchos nordos, enanos y utghars que se encontraban despidiéndose de quienes habían muerto en la feroz batalla estaba también Brimak, arrodillado junto al cuerpo sin vida de Roderic y lamentándose en silencio por no haber podido evitar su muerte. - ¿Que clase de don sádico y perverso permite saber el momento y la manera en que un amigo morirá sin poder hacer nada para evitarlo?- Murmuró el utghar cuando Malkmus se le acercó. -Roderic amigo mío, gracias por tu ayuda, no hubiésemos podido realizar nuestra travesía de no ser por ti, ahora descansa en paz y a su debido tiempo estaremos reunidos de nuevo.- Dijo Org mientras limpiaba las heridas de Roderic. Los cuerpos de quienes habían muerto en aquel combate fueron sepultados en el mismo lugar donde la batalla había tenido lugar, sin embargo, tiempo después los restos de aquellos héroes de las montañas serian trasladados hasta la joven ciudad de Montsognir que comenzaba a ser construida.

Los defectos de los hombres habían echado raíces fuertes en los bosques elficos y se expandían como la mala hierba, sabiendo que el pueblo de las tierras altas había quedado demasiado débil como para hacer frente a cualquier oponente, un enorme ejercito compuesto por miles de humanos y elfos llegó hasta las montañas para tomar control de las minas de xymerald, pues desde su punto de vista esa era la única manera de detener a sus vengativos hermanos del desierto.

Unos pocos cientos era de lo que estaba compuesto todo el ejercito de las tierras altas que se encontraba frente a sus enemigos listo para una batalla imposible de ser ganada. Malkmus, quien estaba de pie junto a Norin, Observó al numeroso ejercito de los bosques y con tristeza dijo en voz baja: -No habrá paz mientras el xymerald esté en manos de aquellos a quienes no les pertenece.- Luego de murmurar aquellas palabras, comenzó a caminar con tranquilidad en dirección a los invasores, y cuando el rey enano quiso seguir sus pasos, la mano de Brimak se posó sobre su hombro y lo detuvo, ya que el utghar sabía lo que estaba por suceder.

El orgulloso ejercito de humanos y elfos observaba como el solitario enano avanzaba lentamente hacia ellos, ignorantes de lo que estaban por provocar, esperaban la señal de rendición por parte de los habitantes de las tierras altas, pero en lugar de eso Malkmus empuñó su pesada hacha y comenzó a correr como si pretendiese enfrentar él solo a todo el numeroso ejercito que tenía por delante. Una lluvia de flechas se desató sobre el imparable enano que continuaba corriendo a pesar de los muchos disparos certeros que recibía, hasta que finalmente una precisa flecha elfica se clavó en el cuello de Malkmus y detuvo su carrera, las rodillas del enano chocaron contra el suelo y unos pocos segundos después , el corazón mortal de Org dejó de latir y su cuerpo se desplomó sobre la nieve.

En el mismo instante en que el rostro sin vida de Malkmus toco el suelo, los cielos se oscurecieron y la ira de los dioses se desató sobre el mundo con una incontenible furia. Las rocas cobraron vida y se lanzaron sin piedad sobre el ejercito de los bosques, espectros y demonios que nunca antes se habían visto surgieron de las sombras y atacaron a los elfos y humanos arrancando las almas de sus cuerpos, aquellos que intentaban escapar eran despedazados por gigantescos lobos que salían de todas partes. En tan solo unos cuantos minutos, todo el enorme ejercito de los bosques fue destruido sin que nadie quedase con vida, la venganza de los dioses fue rápida y despiadada, y las fuerzas que desataron permanecerían en el mundo desde entonces. Tan solo al rey enano se le permitió acercarse hasta Malkmus para recogerlo.

El cuerpo mortal de Org fue llevado hasta el valle sagrado donde la misma Valah lo tomó de los brazos de Norin para trasladarlo a su lugar de descanso final. Se dice que en algunas escasas ocasiones, cuando las aguas del lago están lo suficientemente calmas, puede verse el cuerpo de Malkmus conservado en perfecto estado como si estuviese simplemente descansando. Algunos creen que cuando la guerra por el xymerald este en su punto máximo de violencia y todo haga parecer que el maravilloso sueño de Aluz se convirtió en una horrorosa pesadilla desde el momento en que llegaron los humanos y que así seguirá por siempre, Org regresará una vez mas al mundo en el cuerpo de un Nordo. Después de todo, fue el mismo Org quien pidió que aquellos primeros hombres que invadieron las montañas para apoderarse del xymerald fuesen perdonados y tratados como hermanos de raza, tal vez para demostrar que si aquellos humanos codiciosos pudieron convertirse en una raza capaz de combinar los valores de los utghars y la nobleza de los enanos como lo hicieron los Nordos, aun hay esperanzas de que el mundo vuelva a ser el agradable sueño de un dios.

Existen muchas historias diferentes sobre el origen del mundo, los dioses y el xymerald, pero aunque esta pueda parecer una mas de esas historias yo puedo asegurar que así fue como sucedió, pues la mayor parte de lo narrado lo he visto con mis propios ojos y he tenido el honor de caminar, tanto en esta vida como en otras, junto al dios protector de las tierras altas llamado Org.


Brimak Grel Verum
Primer apóstol de Org
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Old 10-14-2008, 01:54 PM   #10
BulldoG
Count
 
BulldoG's Avatar
 
Join Date: Dec 2006
Location: Rosario, y Canalla
Posts: 1,375
BulldoG will become famous soon enough
Default Todos los derechos de Cabox.-

Gracias Cabox.-
__________________
... " Marck El Gris " ...
BulldoG no ha iniciado sesión   Reply With Quote
Reply

Thread Tools
Display Modes

Posting Rules
You may not post new threads
You may not post replies
You may not post attachments
You may not edit your posts

BB code is On
Smilies are On
[IMG] code is On
HTML code is Off

Forum Jump


All times are GMT. The time now is 11:54 AM.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2020, vBulletin Solutions, Inc.
NGD Studios 2002-2016 © All rights reserved